lunes, 19 de octubre de 2009

SE VA ACERCANDO EL DÍA


Bueno se va acercando el día. Hace casi dos meses escribí una entrada que comenzaba parecida a esta.

En dos meses los sentimientos que escribía respecto a nuestro viaje eran bien distintos a los que siento ahora, aunque la sensación es la misma, de contradicción. Por una parte nos apetece volver pero por otra no...


Me encantaría poder expresar mis sentimientos de ahora, con la misma facilidad que tiene un gran amigo mío para hacerlo, pero es imposible.

Puedo decir que mis expectativas se han cumplido al 100%, ha sido la mejor experiencia que he vivido hasta el momento, y que por supuesto no va ser la última.


En dos meses me ha dado tiempo de conocer a muy buenas personas y por supuesto de hacer amigos, de hecho a gran parte de ellos les robo un trocito suyo para llevarmelo para España y así no olvidarlos. También me alegra saber que parte de mí tambien se queda con ellos, y estoy seguro de eso porque en estos ultimos días me lo han demostrado.


Además de eso que no es poco, me voy con muy buen sabor de boca porque he aprendido mucho de todos y de todo. Regreso siendo mejor persona de lo que vine, y sabiendo darle importancia y valorar las cosas que realmente la tienen. Espero que este aprendizaje que he obtenido acá perdure siempre y no se pierda con el tiempo.


En uno de los primeros comentarios que me dejo mi padre, me decia que a veces se arrepentía de haberme mandado a un sitio de estos. Ya estoy seguro que ese sentimiento se le ha olvidado, creo que es obvio que hemos disfrutado de esto. Así que ahora que se va acabando la historia, aprovecho para agradecerte el haber movido cielo y tierra para poder estar aquí. Sientete orgulloso, yo ya lo estoy.


En fin, en poco tiempo estamos allí volviendo a disfrutar de la rutina familiar, laboral, y diaria y también de nuestros pequeños lujos.


Bueno esta será la última entrada de nuestro paso por Cobán. Espero que quien haya tenido la oportunidad de leer el blog haya disfrutado tanto o solo la mitad que yo escribiéndola.


Un beso

sábado, 3 de octubre de 2009

LA VELOCIDAD DEL TIEMPO


El tiempo viaja a la velocidad que quiere, o a la velocidad que le conviene... Por qué digo esto? Hace un mes y una semana que llegamos a Cobán, y excepto las dos primeras semanas que fueron lentas y de adaptación, el resto ha pasado deprisa y ha sido de disfrute.


Hemos vuelto de la excursión con los chicos del colegio, cansados por las horas de bus y por los kilometros caminados a pie, pero ha merecido la pena en todos los sentidos, ha sido genial.


Tikal es una maravilla, las sensaciones que allí se sienten, el clima que se respira y la genialidad de la naturaleza que allí se observa, son indescriptibles. Subiremos fotos.


Por otro lado hemos conocido la parte caribeña, pero no tiene nada que ver con el lujo, las playas, los cocos y las hamacas del caribe que te ofrece una agencia de viaje. Se asemejan algunos rasgos, como el clima, la humedad bochornosa y las tormentas tropicales. Por lo demás no deja de ser una zona muy pobre, pero rica en recursos y belleza.


Pero lo mejor del viaje no ha sido ni Tikal, ni Rio dulce, ni Puerto Barrios, ni nada de Caribe, lo mejor ha sido la compañía, tanto Desi como yo nos hemos sentido como unos cobaneros más, hemos reído, bromeado, caminado, y hasta dormido con los niños y la experiencia ha sido muy satisfactoria.


A veinte días de volver a casa entendemos la insistencia de Javi o Fali en que ibamos a estar muy bien, es cierto. Es dificil saber si queremos volver ya, o quedarnos más tiempo... lo que si tenemos claro es que volveremos, el año que viene, el otro o cuando se pueda...


Nos consuela saber que el tiempo viaja deprisa, aunque solo cuando le conviene!


Besos